Venezuela: un análisis del futuro de la crisis que tiene en vilo a la región
14 mayo 2019

Las marchas del 30 de abril y el 1 de mayo fueron un momento crucial en la puja de poder entre el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Mientras para unos las manifestaciones demuestran que la oposición continúa fortaleciendo su posición, otros confían en que el gobierno podrá superar lo que probablemente sea el mayor desafío político desde su llegada al poder en 2013. Les presentamos un análisis 3 x 3 – tres escenarios posibles por tres claves – para pensar la situación venezolana de cara al futuro.

ESCENARIO 1: Juan Guaidó se impone y es proclamado oficialmente presidente interino de Venezuela

Clave 1. Fuerzas Armadas. Una clave posible de éxito de la campaña “Operación Libertad” impulsada por Juan Guaidó, es lograr un quiebre definitivo en el principal bastión que sostiene a Maduro: las Fuerzas Armadas. El fallido levantamiento militar del 30 de abril es una muestra de la existencia de divisiones internas en el cuerpo. Sin el sostén de las Fuerzas Armadas, y en el contexto de una crisis económica sin precedentes y protestas cada vez más masivas, Maduro quedaría aislado a nivel interno y se vería obligado a renunciar.

Clave 2. Aliados políticos. Otro camino que puede llevar a Guaidó a la presidencia interina de Venezuela es una implosión de los principales sostenes del partido gobernante, en un eventual intento por negociar por su cuenta una salida a la crisis. En este escenario, personajes clave dentro del gobierno de Maduro, tales como el presidente del Tribunal Supremo de Justicia Maikel Moreno o el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) Diosdado Cabello, podrían investirse en interlocutores para discutir con la oposición una salida pacífica a la crisis, a cambio de beneficios o inmunidades políticas.

Clave 3. Presión internacional. La presión internacional en materia política y económica es indudablemente otra clave gravitante para analizar la perspectiva de que Guaidó acceda al poder. Más de cincuenta países, liderados por Estados Unidos, lo han reconocido como presidente interino de Venezuela y han exigido a Maduro que abandone la presidencia. En igual sentido se expresaron funcionarios de alto nivel de organizaciones internacionales, con el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro a la cabeza. A estas medidas se suman las sanciones económicas, entre ellas las aplicadas por el gobierno norteamericano contra empresas estatales de Venezuela, como Citgo.

ESCENARIO 2: El gobierno de Maduro resiste los embates de la oposición y se fortalece

Clave 1. Oposición desgastada. Si las fuerzas armadas se mantienen leales a Maduro, la oposición podría eventualmente desgastarse por la falta de logros concretos. Si nos remitimos a las marchas masivas ocurridas entre 2014 y 2017 para pedir cambios en las políticas económicas y denunciar los avances del Poder Judicial sobre el Legislativo, vemos que la ausencia de resultados incidió eventualmente en que la oposición fuera perdiendo impulso.  El ejercicio comparativo no debe, sin embargo, opacar las diferencias entre una situación y otra. La oposición cuenta hoy con un amplio apoyo internacional, la crisis económica se profundizó y la legitimidad de las últimas elecciones ha sido ampliamente cuestionada por diversos sectores nacionales e internacionales.

Clave 2. Fuerzas Armadas. La continuidad del apoyo de las Fuerzas Armadas se plantea como un elemento clave para pensar en el sostenimiento del gobierno de Maduro, en un marco de crisis económica y política. Se destaca en este escenario el rol del actual ministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Armadas, Vladimir Padrino López, quien ha reafirmado en sucesivas ocasiones su lealtad al presidente venezolano. Asimismo, en las últimas semanas Maduro ha realizado varios actos militares para demostrar que el Poder Ejecutivo y las Fuerzas Armadas de Venezuela son dos instituciones cercanas y con apoyo mutuo.

Clave 3. Libertad de expresión. Luego de las protestas de 2014 y de 2017, se pudo ver cómo el Poder Ejecutivo bloqueó temporalmente las transmisiones de medios de noticias internacionales como CNN en Español y NTN24. Asimismo, numerosos funcionarios de la oposición fueron detenidos por supuestos delitos de conspiración y traición a la patria, Leopoldo López y Antonio Ledezma entre los más notables. Luego de las marchas del 30 de abril y 1 de mayo de 2019, la Asamblea Nacional Constituyente removió la inmunidad de diez diputados sospechados de haber impulsado las manifestaciones y el Tribunal Supremo de Justicia ordenó la detención del legislador opositor Edgar Zambrano, por los cargos de traición a la patria e instigación pública a la desobediencia.

ESCENARIO 3: empate técnico

¿Podemos pensar en un escenario en que ninguna de las dos partes pueda imponerse a la otra a largo plazo? Hasta ahora, los esfuerzos de Guaidó para sacar a Maduro del poder no han conseguido su objetivo. Por el otro lado, Maduro tampoco ha tenido la capacidad ni la legitimidad para neutralizar políticamente a la oposición.

Clave 1. Mediación internacional. En un panorama donde la situación no logra encauzarse por los canales políticos o institucionales internos, la participación de los países de la región y de agrupaciones internacionales se vuelve crucial. Los mecanismos internacionales creados para fomentar el diálogo entre Guaidó y Maduro, como el Grupo Internacional de Contacto y el Grupo de Lima, deberían unificar posiciones y elaborar estrategias que resuelvan la crisis institucional del país.

Clave 2. Migraciones internacionales. La prolongación del conflicto aumentaría la cantidad de venezolanos en el exterior. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), más de 3.4 millones de venezolanos abandonaron el país en los últimos tres años. La entidad pronostica que a fines de 2020 la cifra de ciudadanos venezolanos en el exterior alcance los 8 millones. Sin dudas, esto no solo representa un desafío para Venezuela, sino también para todos los países de la región, que deben contar con la preparación e infraestructura necesaria para acoger a los inmigrantes venezolanos.

Clave 3. Dinámicas de poder extra-regionales. La crisis de Venezuela está protagonizada no solo por actores internos sino también externos. Los Estados Unidos, Rusia y China son algunos de los países que están indirectamente involucrados en el conflicto. En el caso de los Estados Unidos, la administración de Donald Trump fue la primera en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, además de mantener una fuerte retórica en contra del chavismo y de Nicolás Maduro. Por el contrario, Rusia y China son los principales aliados de Maduro, aportándole el financiamiento que necesita para enfrentar la crisis económica.

La pluralidad de escenarios posibles, de actores y de dinámicas políticas nos permiten apreciar un contexto cambiante en el que, por contrapartida, las variables de poder no se han configurado decididamente en favor de ninguna de las partes. Tal vez, la constante que atraviesa todos estos panoramas está dada por las problemáticas humanitarias dentro y fuera de las fronteras venezolanas que la situación actual ha desencadenado. En este marco, cualquier ejercicio de esquematización de la realidad no tiene más pretensión que la de orientar un análisis que siempre va a estar abierto y que no dejará de invitar a hacernos nuevas preguntas.

Noticias Relacionadas
wefeqwf